Tecnología

El proceso de renovado de un neumático ya en desuso consiste en sustituir las gomas  ya utilizadas y reconstruir su estructura original. Es un proceso técnicamente muy complejo, pero con un perfecto conocimiento del producto, unos medios de producción y control muy exigentes, se consigue un neumático con características similares al nuevo.  Todo este exhaustivo proceso tecnológico unido a un equipo humano perfectamente preparado permite a INSA TURBO garantizar la calidad del producto final.

 

1.La goma utilizada para la confección del dibujo contiene una fórmula especial de componentes diseñados para cada tipo de neumáticos, que le da alto rendimiento, manejabilidad y adherencia

2.El dibujo final del neumático INSA TURBO se consigue por unas prensas sometidas a presión y temperatura.

3.La goma de la carcasa es sometida al raspado y tratada con adhesivos especiales para que haya una perfecta adhesión a la goma de la banda de rodamiento.

4.La estructura de la construcción interna de la carcasa se mantiene intacta en su estado original, para dar las mismas prestaciones que en su primera vez.

El proceso de RENOVADO consta de las siguientes fases:

1. INSPECCION INICIAL

La inspección inicial que deben superar los neumáticos usados para ser renovados es posiblemente el paso más importante de todo el proceso. Aquí se determina si el neumático es apto para ser renovado o si por el contrario presenta daños irreparables, defectos de fabricación o vejez excesiva.

1. 1. Inspección Visual.

Externa: Se revisa la rueda para ver si tiene separación de capas visible, oxidación excesiva, cortes que penetren y superen un tamaño determinado, talones retorcidos o rotos, agrietamiento excesivo, una edad excesiva, etc.

Interna: Se revisa por la cara interior en busca de revestimiento flojo o poroso, tapones, agujeros , pinchazos, etc. En este punto se introducen todos los datos del neumático para su total trazabilidad.

1. 2. Inspección a Presión.

El neumático es  sometido a  una  presión  de 2 BAR, y si  no se observa  ninguna  anomalía,se aumenta  la  presión a 8 BAR para detectar alguna posible separación de cables o alguna hernia. Si la carcasa inspeccionada no cumple todas nuestras  especificaciones, se desecha.

1.3. SHEAROGRAFIA

El sistema de Sherografía mide cambios en la estructura del neumático en situaciones de  tensión. Se somete a la  carcasa a grandes fuerzas de inflado y vaciado. Un láser lo escanea internamente y cualquier asimetría en la estructura será detectada  comparando  las dos situaciones, y determinando el  grado en el  que las anomalías   aparecerán  con  el  neumático inflado.

Solamente los mejores neumáticos superan esta inspección  y los  que no   son  rechazados  y  destinados a otro tipo de reciclaje.

2. RASPADO

Una vez el neumático ha superado la inspección y se encuentra en perfectas condiciones para ser renovado pasa a raspado. En esta fase la goma vieja del neumático es eliminada y se deja una superficie rugosa, que será una base para le perfecta adherencia de la nueva goma. En INSA TURBO el proceso es controlado por computadora. Maquinaria de alta tecnología, que utiliza cuchillas raspadoras que dejan una superficie de perfecta adherencia en la parte superior del neumático y un óptimo equilibrado. A menudo, una carcasa raspada es más exacta y redonda que lo era el neumático original

3. SANEADO

En esta fase del proceso de renovado el neumático es inspeccionado de nuevo. Ahora, al no tener goma en el rodamiento, se observan mejor ciertos defectos como oxidaciones, separaciones de capas, agujeros, etc.

Paso 1º
Una vez raspada la carcasa, se procede al saneamiento de las zonas que puedan contener impurezas, dejando la carcasa lista para el siguiente paso del saneado.

Paso 2º
Las impurezas que anteriormente se han raspado y saneado, se vuelven a rellenar con goma nueva.

Paso 3º
Con esta sofisticada máquina ( Extrusora AZ ), se aplica 1 mm de expesor de goma de unión sobre toda la banda de rodamiento.